domingo, 21 de marzo de 2010

Serge Reggiani - Chante Boris Vian (1964)





En 1963, en casa de sus amigos Yves Montand y Simone Signoret, conoce a Jacques Canetti famoso productor musical, y entre junio y noviembre de 1964 graba su primer disco. Son 12 canciones de Boris Vian, entre las cuales "Le Déserteur" y la célebre "Je bois", escrita en colaboración con Alain Giraguer. Estas canciones le calzan a Reggiani como un guante, tanto que hasta hoy se puede decir que fue uno de los mejores intérpretes de Boris Vian, junto con Henri Salvador e Yves Montand.
El disco, que recibió el premio de la Academia Charles Gros en 1965, fue todo un éxito y marcó el inicio de su carrera musical.

En esta reedición en Cd, de 1988, encontramos cuatro bonus track, interpretadas por Marie-Jose Casanova.


El desertor
(Boris Vian)

Señor presidente
Le escribo una carta
Que quizá lea
Si tiene tiempo.

Acabo de recibir
Los papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde.

Señor presidente
Yo no quiero hacerla
No estoy en la tierra
Para matar a pobre gente.

No es por enfadarle,
Tengo que decírselo a usted,
Mi decisión está tomada,
Voy a desertar

Desde que nací,
He visto morir a mi padre,
He visto a mis hermanos irse,
Y he visto llorar a mis hijos.

Mi madre sufrió tanto
Que está en la tumba
Y ya le dan igual las bombas
Y le dan igual los gusanos.

Cuando estaba prisionero,
Me quitaron a mi mujer,
Me quitaron el alma
y todo mi pasado querido

Mañana muy temprano
Le cerraré la puerta
en las narices a los años muertos.
Me iré por los caminos.

Iré mendigando
Por las rutas de Francia,
De Bretaña a Provenza
Y le gritaré a la gente:

"Negaros a obedecer,
Negaros a hacerla,
No vayáis a la guerra
Negaros a partir"

Si hay que dar la sangre,
Vaya usted a dar la suya,
Usted es buen apóstol,
Señor presidente.

Si me persigue usted,
Advierta a sus gendarmes
Que no llevaré armas
Y que podrán disparar.

***


Más información en la NUEVA CASA!

More information on NEW HOUSE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada