miércoles, 30 de marzo de 2011

Badfinger - No Dice (1970)




La historia de Badfinger es la prueba de que la crónica del rock es una crónica con muchas sombras, con muchos nombres que se quedaron en el camino. A finales de los 60's unos Beatles a punto de disolverse idearon una compañía discográfica, Apple Records, con la que planeaban descubrir nuevos talentos y lanzarlos al estrellato, el proyecto, como otros tantos que idearon en aquellos años resultó siendo un fracaso comercial, demostrando que los cuatro magníficos de Liverpool eran mucho mejores músicos que empresarios.
Uno de los primeros grupos en firmar con Apple, y uno de los más exitosos en la breve carrera de la compañía fue Badfinger, un grupo formado por Pete Ham en 1965 que, inicialmente como The Iveys, llamaron la atención de Paul McCartney quien los contrató para grabar un primer disco que recibiría el nombre de Maybe Tomorrow (1969). El fracaso comercial de este primer disco llevó a varios cambios en la formación de la banda y a la adopción del definitivo nombre de Badfinger tomando una estrofa de With A Little Help From My Friends de The Beatles. La formación clásica de Badfinger, con Pete Ham, Joey Molland, Tom Evans y Mike Gibbins era un combo curtido ya en multitud de bandas con unos gustos musicales que iban del rock americano más rítmico al elegante pop de finales de los 60's, con, por supuesto, The Beatles a la cabeza.

"No Dice" (1970) fue el segundo disco como Badfinger para Apple, publicado en 1970, supuso un notable éxito para la banda y una rentable fuente de ingresos para la compañía que ya mostraba sus primeras incongruencias financieras. Aunque Pete Ham fue el compositor inicial y cantante de The Iveys, poco a poco el resto de los miembros de la banda se fueron revelando también como excelentes compositores y músicos al tiempo que Badfinger ganaba día a día consistencia, curtiéndose en múltiples proyectos paralelos con George Harrison o John Lennon. No Dice (1970) es un inmejorable cocktail de hard rock y brillantísimas melodías pop, con al menos tres temas absolutamente redondos e incontestables, I Can´t Take It, No Matter What y Without You, la canción más famosa de Badfinger, que fue popularizada posteriormente por Harry Nilsson y después por Mariah Carey, pero como la original, nada. Una balada romántica, elegante, acompañada por un mullido colchón acústico y leves pinceladas eléctricas. La melodía de simplemente de cinco estrellas. La interpretación emotiva, cargada de sentimiento. Una canción muy especial, que quizá no merezca más fama que otras de este disco, pero que no por eso deja de ser una de las grandes baladas del rock.

En este LP encontramos además canciones que oscilan entre el folk de I Don't Mind y el country de Blodwyn completando un disco realmente brillante que conformó a Badfinger como uno de los mejores grupos de su tiempo, recuperando la contundencia del rock and roll primigenio al servicio de las melodías pop más inspiradas.

Tras publicar varios brillantes discos en Apple, eclipsados casi siempre por la alargada sombra de los Beatles el grupo se vio sacudido por los problemas que ya empezaban a desmembrar la compañía discográfica y terminaron recalando en la Warner donde los problemas financieros, legales y personales continuaron, culminando con el suicidio en 1975 de Pete Ham y posteriormente con el de Tom Evans en 1981. Por encima de la leyenda negra que envuelve a Badfinger quedarán siempre las vibrantes, poderosas, enérgicas y vitalistas canciones que el grupo compuso en su breve e intensa carrera, unas canciones y un legado que sigue estando plenamente vigente.


***

Tracklist:

01. I Can't Take It
02. I Don't Mind
03. Love Me Do
04. Midnight Caller
05. No Matter What
06. Without You
07. Blodwyn
08. Better Days
09. It Had To Be
10. Watford John
11. Believe Me
12. We're For The Dark

Bonus Track:

13. Get Down
14. Friends Are Hard To Find
15. Mean Mean Jemima
16. Loving You
17. I'll Be The One


***

Más información en la NUEVA CASA!

More information on NEW HOUSE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada